Fondos de inversión

Fondos administrados con la tecnología Navgo 360

Categorías

Consulta en esta sección los fondos de inversión que administramos, clasificados según su política de inversión.

RENTA FIJA

Gesem Faro Global High Yield FI invierte en activos de renta fija high yield, sin limitaciones geográficas, aunque predominando Europa continental, Reino Unido y Estados Unidos.

El fondo puede invertir en mercados emergentes, aunque lo hace de forma muy residual. En circunstancias normales la duración media de la cartera está entre los tres y los cinco años, aunque este plazo puede variar en función de la situación económica. La mayor parte de la cartera se compone de deuda corporativa, pero de forma excepcional el fondo puede invertir en deuda soberana.

El riesgo divisa está cubierto, aunque si las circunstancias económicas lo aconsejan el fondo puede asumir exposición a alguna divisa en algún momento.

La inversión en derivados se realiza con fines de cobertura, no de apalancamiento. A efectos meramente comparativos, la gestión toma como referencia la rentabilidad del índice Bloomberg Barclays Global High Yield Total Return Index, con una volatilidad objetivo inferior al 25% anual.

Esfera III Sapphire Income Plus tiene, al menos, un 85 % de la exposición total en renta fija, pudiendo existir concentración geográfica o sectorial.

Las emisiones en las que invierte tienen, al menos, una calidad crediticia media o, si es inferior, el rating que tenga España en cada momento.

El fondo puede tener hasta un 10 % de la exposición total en renta fija de baja calidad crediticia, únicamente a través instituciones de inversión colectiva.

La duración máxima de los activos en cartera es de dos años.

La inversión en la renta variable no europea y riesgo divisa no es superior al 30 % de la exposición total.

El fondo puede invertir hasta el 10 % de su patrimonio en instituciones financieras de inversión colectiva, activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora. Mas 35 % del patrimonio del fondo se puede invertir en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión.

MIXTOS MODERADOS

El objetivo de Esfera Renta Fija Mixta Global es la preservación de capital.

La rentabilidad objetivo es el tipo de interés del BCE + 2 % para plazos de 2 a 3 años, a cambio de aceptar una mayor volatilidad que la renta fija pura.

La asignación de activos es totalmente flexible en función de la situación de los mercados.

La inversión se diversifica en renta fija, en la que se invierte al menos un 70 % del patrimonio del fondo, y la renta variable, en la que se invierte como máximo un 30 %, ponderando cada uno en función de la situación de los mercados.

No existe objetivo predeterminado ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, ni por rating, ni duración, ni por capitalización bursátil, ni por divisa, ni por sector económico, ni por países (incluidos emergentes).

El fondo puede tener hasta un 100 % de la exposición total en renta fija de baja calificación crediticia. El riesgo divisa puede alcanzar el 100 % de la exposición total.

El fondo puede invertir más del 35 % del patrimonio en valores emitidos o avalados por un Estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España. Una parte relevante de la cartera se puede dejar en liquidez, cuando así lo aconseje la situación de los mercados.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión. La volatilidad objetivo es inferior al 5 % anual.

El fondo invierte en la renta variable, con máximo del 10 % de la exposición total en emisores y mercados de la zona Euro, de cualquier capitalización bursátil, y en la renta fija pública o privada de emisores y mercados de la zona Euro, y de forma minoritaria, de otros países de la OCDE, fundamentalmente Estados Unidos, Canadá, Japón y Reino Unido.

La renta fija en la que se invierte al menos debe tener una calidad crediticia media, aunque hasta un 50 % de la exposición total podrían ser activos de baja calidad crediticia o sin rating.

La duración media de la cartera de renta fija será de tres años. Se puede invertir más del 35 % en valores de un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede operar en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión. El grado máximo de la exposición al riesgo de mercado mediante derivados es el importe del patrimonio neto.

Se puede invertir hasta un máximo del 10 % en activos que pueden introducir un mayor riesgo que el resto de las inversiones, entre otros, por su liquidez, tipo de emisor o grado de protección al inversor.

El fondo se gestiona con un objetivo de volatilidad inferior al 5 % anual. La gestión toma como referencia la rentabilidad del índice Euro Stoxx 50, por la parte de la renta variable, y el Euro Cash Indices LIBOR Total Return 6 meses, por la parte de la renta fija.

El fondo puede invertir hasta un máximo del 15 % del patrimonio en renta variable, sin limitaciones geográficas, aunque predominando los mercados europeos, tanto la zona euro como la zona no euro, y el mercado americano.

La selección de valores se hace mediante un análisis Top Down, prestando mucha atención a la situación macro global y a los factores que la condicionan – divisas, tipos de interés, inflación, etc. – para ir bajando en la selección directa de valores a través de un análisis fundamental de los mismos.

El peso de la renta variable en la cartera es totalmente flexible y puede alcanzar un máximo del 15 %. El fondo puede tomar posiciones netas cortas si la situación económica lo aconseja.

En la parte de la renta fija, la filosofía de inversión es similar y se invierte en diferentes zonas geográficas, plazos y ratings, en función de la situación de los mercados y la economía global.

Principalmente se invertirá en deuda corporativa, aunque de forma excepcional se puede invertir en deuda soberana. La duración media de la cartera está entre los tres y los cinco años, aunque puede variar en función de las circunstancias.

La calidad crediticia de la cartera es investment grade, aunque puede haber inversiones por debajo del grado de inversión. Por otra parte, el fondo mantendrá cubierto el riesgo divisa, aunque si las circunstancias lo aconsejan, se puede tener exposición a alguna de las divisas de los activos en los que se está invertido.

El fondo puede usar derivados con el objetivo de cubrir la cartera, no con el objetivo de apalancarla.

A efectos meramente comparativos la gestión toma como referencia la rentabilidad del índice Stoxx 600 Total Return (15%) y Bloomberg Barclays Euro Aggregate Corporate Total Return Index Value Unhedged EU (85%). La volatilidad objetivo es inferior al 5% anual.

Una cartera para las 4 estaciones del ciclo económico.

Icaria Capital parte de la filosofía de inversión de la cartera permanente de Harry Browne, buscando que el camino de los partícipes sea lo menos brusco posible aportando rentabilidades satisfactorias en el largo plazo.

La base fundamental de Icaria Capital es intentar suavizar al máximo las posibles pérdidas latentes de los partícipes diversificando en activos descorrelacionados: Oro, acciones globales, bonos gubernamentales y bonos de empresas de alta calificación crediticia.

Gracias a esta diversificación tanto la volatilidad como el drawdown de los partícipes será más suave que la obtenida en un fondo de renta variable al uso.

Es un fondo de costes muy bajos que aboga por mantener los costes de intermediación, ETFs y bonos que forman parte de la cartera en valores mínimos.

La gestión la realiza Carlos Santiso con el apoyo de un equipo de analistas con trayectoria en el mundo financiero y amplios conocimientos tanto en el mundo empresarial como cuantitativo.

Esfera II Sostenibilidad ESG Focus es un fondo de fondos ético y solidario cuyo objetivo es proporcionar una rentabilidad ajustada al riesgo y a principios, con una volatilidad máxima anual del 10 %. La rentabilidad objetivo a medio y largo plazo está entre el 4 % y el 6 % anual.

El fondo, con un Rating de Sostenibilidad de Morningstar de 5/5 Globos Azules, está compuesto en su mayoría por IIC no temáticas que aplican criterios de exclusión, IIC que tienen un mandato de Sostenibilidad con foco en temas Ambientales, Sociales y Gobierno Corporativo, IIC que tienen un Rating de Sostenibilidad de Morningstar igual o superior a 4 Globos Azules, IIC que contribuyen a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, IIC que son UCITS y con liquidez diaria.

La cartera se ajusta al Benchmark de la misma, 50% MSCI ACWI INDEX y 50% y Bloomberg Barclays Global Aggregate Corporate, y las posiciones se rebalancean según los movimientos del mercado y Momentum.

El gestor invierte su propio patrimonio en el fondo, garantizando así una correcta alineación de intereses y compartiendo los riesgos y beneficios de sus decisiones de inversión con sus coinversores.

 

El objetivo del fondo es el crecimiento del capital a largo plazo, manteniendo un riesgo moderado por volatilidad, en comparación con el mercado total de acciones.

La cartera está formada por acciones globales de gran capitalización, y con un historial de dividendos crecientes ininterrumpidos, además de un porcentaje en REITs globales y mineras de oro, que buscan ayudar al portafolio a soportar ciclos de inflación acusada de corto y medio plazo.

Los índices a los que pertenecen las acciones seleccionadas son S&P Euro Dividend Aristocrats, S&P Dividend Aristocrats, Nasdaq International Dividend Achievers Select, S&P Global Reits y S&P Global Gold Miners. En el caso de S&P Euro Dividend Aristocrats se escogen las mejores acciones en su trato al accionista. Forman parte del fondo las que han incrementado su dividendo durante los últimos diez años, o las que lo hayan incrementado o mantenido ininterrumpidamente durante los últimos veinte años. Del índice S&P Dividend Aristocrats se seleccionan las acciones que han incrementado su dividendo en los últimos cincuenta años de forma ininterrumpida. Son las llamadas «dividend kings». Para el resto del mercado internacional, se utiliza el índice Nasdaq International Dividend Achievers Select como base, aunque también se pueden seleccionar las acciones de los índices S&P de Aristócratas globales. Se añade una selección de las acciones de mayor capitalización de los índices que representan a las inmobiliarias y mineras globales, como son S&P Global Reits y S&P Global Gold Miners.

La renta fija, al ser planteada como la parte menos volátil de la cartera, no tiene riesgo divisa. Una parte corresponde a bonos ligados a la inflación.

 

MIXTOS AGRESIVOS

El enfoque de inversión de Esfera Argos consiste en considerar cada inversión como lo que realmente es, la compra de un porcentaje de capital de una empresa o de un derecho sobre los títulos de deuda de un determinado emisor, e invertir siempre con margen de seguridad.

El objetivo es comprar lo que está barato, no lo que está bajo. Pero para distinguir entre lo barato y lo que simplemente ha bajado de precio, hay que analizar y valorar la inversión, calcular su valor intrínseco y posteriormente evaluar si existe o no suficiente margen de seguridad.

Para seleccionar las alternativas de inversión, el gestor de este fondo value se plantea las siguientes cuestiones: ¿Puedo comprender la compañía? ¿Posee algún tipo de ventaja competitiva duradera o valor no reconocido? ¿Los gestores son gente honesta y capaz? ¿El precio es el correcto?

Se invierte solamente cuando exista margen de seguridad suficiente, sin tener en cuenta sectores, tamaños, divisas o índices, en una cartera generalmente concentrada y con total transparencia hacia los partícipes.

El fondo Esfera II Allroad invierte exclusivamente en futuros del índice Euro Stoxx 50, posicionándose al alza o a la baja con mucha agilidad, en función de la evolución del mercado.

Su objetivo es permanecer en el mercado el menor tiempo posible, haciendo pequeñas operaciones que, en el cómputo anual, generen una buena rentabilidad. En épocas de mercados bajistas esta operativa consigue que se minimicen las pérdidas y, si se cumplen los parámetros, se conviertan en ganancias. También puede ocurrir que el fondo no opere en mercados alcistas e incluso tenga pérdidas.

El objetivo final es obtener un producto rentable, maximizando el ratio beneficio/riesgo, de forma totalmente descorrelacionada con los mercados.

Este fondo aporta diversificación a las carteras de inversión tradicionales, en las que la renta variable y la renta fija y las inversiones inmobiliarias suelen tener un gran peso.

El fondo puede invertir la totalidad de su patrimonio en renta variable y renta fija, sin predeterminación de porcentaje en cuanto a activos, tipo de emisor, rating, duración, capitalización bursátil, divisa, sector económico y países, incluidos los emergentes.

Las tomas de decisiones de inversión están basadas en algoritmos de análisis técnico, utilizando para ello una plataforma denominada Backtrader.

El VaR fijado a 12 meses es de 50 %, lo que supone una pérdida máxima estimada de un 50 % en el plazo de 1 año, con un 95 % de confianza.

La exposición a riesgo de mercado por uso de instrumentos financieros derivados se calcula por la metodología de VaR absoluto.

El límite de pérdida máxima es del 10 % semanal con un nivel de confianza de 99 %.

El grado de apalancamiento puede oscilar entre el 0 % y el 500 %, aunque se normalmente se sitúa en el 400 %.

El fondo puede invertir hasta un 10 % del patrimonio en IIC financieras, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora. Directamente solo se utilizan derivados cotizados en mercados organizados, aunque indirectamente también se pueden utilizar derivados no cotizados en mercados organizados de derivados, con la finalidad de cobertura y de inversión.

El fondo puede invertir más del 35 % del patrimonio en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede invertir la totalidad de su patrimonio en renta variable y renta fija, sin que exista predeterminación en cuanto a porcentajes de inversión en cada uno de ellos. Además, no tiene un objetivo predeterminado ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, rating, duración, capitalización bursátil, divisa, sector económico o país.

En el caso de la renta variable, se invierte mayoritariamente en emisores europeos. El fondo puede invertir hasta un 10 % de su patrimonio en instituciones financieras de inversión colectiva, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora.

El fondo invierte directamente solo en instrumentos derivados que cotizan en mercados organizados, aunque indirectamente puede invertir en instrumentos que no cotizan en mercados organizados.

El fondo puede invertir más del 35 % de su patrimonio en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo se apoya en una filosofía value en un 90 %.

Dentro de este 90 %, el 30 % está invertido en fondos value y el 70 % restante lo está en acciones nacionales e internacionales de negocios consolidados, de calidad, con poca deuda y flujos de caja sanos que, por motivos de ciclo, ofrecen un fuerte descuento respecto a valoraciones conservadoras.

El 10 % restante tiene una filosofía de inversión alternativa que busca otorgar una menor volatilidad al fondo en su conjunto y una pequeña rentabilidad adicional.

Para ello combina un sistema de inversión de pares o neutral market cuyo fondo es también fundamental, pero desde un punto de vista sectorial y geográfico, un sistema de microsistemas automáticos de inversión, con bajo apalancamiento de tipo tendencial y de muy baja frecuencia de operativa y un fondo sectorial de tipo long/short con una filosofía de retorno absoluto.

El objetivo del fondo es gestionar de una forma activa, independiente, eficiente y consistente, buscando siempre buenas oportunidades de inversión para maximizar el valor.

En función de la seguridad jurídica de las inversiones, del potencial de crecimiento, del momento del ciclo económico, de las políticas fiscales y monetarias y de otras variables socioeconómicas, se determina la inversión en empresas que cumplan un fuerte compromiso de la dirección con los inversores, que tengan un modelo de negocio sólido en posición de ventaja respecto a los competidores, y que cuenten con una valoración atractiva, comparada con su capacidad para generar resultados.

Las inversiones están focalizadas en Estados Unidos y Europa, equilibrando tres principios: seguridad, liquidez y rentabilidad. El fondo aplica un modelo de multiestrategia directa sobre los activos que muestran una clara especialización en su actividad y un sólido control accionarial.

El portfolio se cimenta en tres núcleos, un segmento estratégico, con valores de alto crecimiento con visión a largo plazo, un segmento sectorial, con valores de alto dividendo, beta baja y visión a medio plazo, y un tercer segmento de inversión a corto plazo de valores que presentan el mejor momentum de mercado, seleccionados mediante sistemas técnicos propietarios. Se evita la sobre diversificación, con paciencia y autodeterminación, estando al día de los nuevos modelos de negocio, fruto de la innovación tecnológica, y se invierte con especial interés en oportunidades sectoriales de consolidación.

Esfera III Adarve Altea FI utiliza criterios fundamentales y estadísticos para tratar de invertir la totalidad de su patrimonio en renta variable de distintos sectores y áreas geográficas. Una parte importante corresponde a la inversión directa en compañías que están cotizando en cualquier parte del mundo y el resto se invierte en ETFs u otras instituciones de inversión colectiva, que permitan ganar exposición eficiente a índices mundiales y/o sectoriales.

Se buscan empresas excelentes que se seleccionan en base a reglas cuantitativas provenientes de los estados financieros, aunque también se utilizan otros parámetros como el precio. El proceso de inversión consiste en recoger los datos que publican las empresas, sin introducir criterios cualitativos en la selección.

Los modelos que se crean están probados en el tiempo y además tienen sentido lógico: comprar barato, comprar empresas con poca deuda, comprar empresas muy rentables etc. Mediante este proceso sistemático se aporta valor. Los modelos que se utilizan eliminan muchos sesgos y comportamientos emocionales para basar la composición de la cartera únicamente en criterios objetivos.

Estos modelos parten de un universo de más de 50.000 compañías cotizadas, que se van filtrando por criterios de excelencia hasta que quede un número suficiente para obtener la exposición objetivo, que está entre 30 y 50 compañías.

La combinación de varias estrategias de selección de activos, probadas y eficientes, cada una de las cuáles tiene un comportamiento distinto al resto, no necesariamente correlacionado, aporta un grado mayor de tranquilidad pues se obtiene un mayor grado de diversificación.

El modelo de gestión de IGVF FI pivota en torno a dos ejes complementarios. Por una parte se invierte en activos de renta variable y, por otra, se usan herramientas de cobertura basadas en el trading algorítmico.

La cartera del fondo mantiene una exposición a renta variable en torno al 70 % del patrimonio. En la inversión en renta variable, las acciones que se seleccionan pertenecen a sectores afectados por cambios estructurales, tecnológicos, legales o de cualquier otra índole.

Se trata de compañías que cuentan con recursos suficientes para innovar, crear tendencias o liderar el diseño de productos y servicios. Su previsión de beneficios y ventas está en crecimiento y tienen altos retornos sobre activos, bajo endeudamiento y volumen de caja suficiente.

Se presta especial atención a los países con mayor potencial de innovación y se invierte en distintos sectores para hacer frente a momentos adversos.

El modelo de cobertura mediante la utilización de trading algorítmico invierte en derivados sobre acciones y divisas. En el caso de acciones, el modelo de cobertura toma posiciones bajistas en los futuros Eurostoxx 50 y CAC 40. Los algoritmos seleccionados solo operan en antitendencia, por lo que no aportan volatilidad al fondo. Hay una alta correlación entre la ganancia de los algoritmos y la volatilidad del mercado, por lo que, en una situación de alta volatilidad, asociada a pérdidas en la renta variable, hay mayor probabilidad de cobertura de esas pérdidas.

Por otro lado, una parte importante de la cartera está alojada en divisas distintas del Euro. Se utiliza un modelo algorítmico con el objetivo de cubrir posibles pérdidas originadas por los movimientos de precios adversos en el cambio euro-dólar.

El objetivo de Gesem Agresivo Flexible FI es tratar de rentabilizar la inversión a medio – largo plazo, con un nivel de riesgo acorde a los activos en los que se invierte, mediante una gestión activa y flexible.

El fondo puede invertir la totalidad de su patrimonio en IIC financieras (activo apto), con un máximo del 30 % en IIC no armonizadas, pertenezcan o no al grupo de la gestora.

Del 30 al 75 % de la exposición total se invierte en renta variable y el resto en renta fija pública y privada. La exposición al riesgo divisa puede ser la totalidad del patrimonio. Tanto en la inversión directa como indirecta, no hay predeterminación por tipo de emisor, rating de la emisión y el emisor, duración media de la cartera de renta fija, capitalización bursátil, divisas, sectores económicos o emisores y mercados.

Puede existir concentración geográfica o sectorial. Si se obtienen dividendos y/o cupones, anualmente se realizan reembolsos obligatorios de participaciones por un porcentaje variable, sometido a retención legal, reembolsando los rendimientos netos acumulados por dividendos y/o cupones.

El fondo puede invertir más del 35 % del patrimonio en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede operar con derivados negociados y no negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión.

Se invertirá entre un 0-100% de la exposición total en renta variable o en renta fija pública/privada (incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario cotizados o no, que sean líquidos). La exposición a riesgo divisa será de 0-100%.

No hay predeterminación por tipo de emisor (público/privado), rating emisión/emisor (pudiendo estar toda la cartera de renta fija en baja calidad crediticia, incluso sin rating), duración media de la cartera de renta fija, capitalización bursátil, divisas, sectores económico o emisores/mercados (podrán ser OCDE o emergentes, sin limitación). Podrá existir concentración geográfica o sectorial. Se podrá invertir hasta un 10% del patrimonio en IIC financieras (activo apto), armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la Gestora.

El proceso de selección del fondo consiste en escoger aquellas empresas que cumplan la mayor cantidad posible de las siguientes características: cotización a bajos precios respecto a su generación de beneficios o flujos de caja, teniendo en cuenta las empresas comparables y el sector en el que opera; alta rentabilidad respecto al capital empleado por la empresa para su funcionamiento; generación de flujo de caja libre; bajo endeudamiento; historial de crecimiento sostenido en su cifra de negocio, y estabilidad en su balance y cuenta de resultados en los 10 últimos años; perspectivas de potencial de crecimiento en ventas en los próximos años; posibles ventajas competitivas o barreras de entrada al sector en el que operan; estructura de balance estable y liquidez para su normal funcionamiento.

Dado que hay pocas empresas capaces de superar las restricciones y criterios de selección que se aplican sobre las candidatas a entrar en el fondo, la cartera de inversiones se mantendrá habitualmente concentrada en alrededor de 25 – 35 compañías.

En la vocación del fondo no está la gestión de posiciones de tesorería o liquidez, es decir, mantener elevadas posiciones en caja o renta fija. Salvo momentos puntuales, según la evolución del mercado, la práctica totalidad del fondo se mantendrá invertido en acciones de empresas. Por último, el fondo no invierte a la baja, no usa derivados o apalancamiento en las inversiones mediante deuda, no cubre las divisas o la cartera de inversiones y tampoco especula a corto plazo. 

El fondo invierte entre un 0-100% de la exposición total en renta variable o en renta fija pública/privada (incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario cotizados o no, que sean líquidos). La exposición a riesgo divisa es de 0-100%.

No hay predeterminación por tipo de emisor (público/privado), calificación crediticia emisión/emisor (pudiendo estar toda la cartera de renta fija en baja calidad crediticia, incluso sin calificación crediticia), duración media de la cartera de renta fija, capitalización bursátil, divisas, sectores económico o emisores/mercados (podrán ser OCDE o emergentes, sin limitación). Puede existir concentración geográfica o sectorial. La inversión en activos de baja capitalización y/o de baja calificación crediticia puede influir negativamente en la liquidez del fondo.

Se invierte directamente, o indirectamente a través de IIC, un 0-100% de la exposición total en renta variable o en activos de renta fija pública/privada (incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, líquidos) sin predeterminación por tipo de emisor, divisas, países, mercados, sectores, capitalización, duración media de la cartera de renta fija, o calificación crediticia del emisión/emisor (incluso no calificados, pudiendo estar la totalidad de la cartera en renta fija de baja calidad).

Puede haber concentración geográfica y sectorial. La inversión en activos de baja capitalización y/o de baja calificación crediticia puede influir negativamente en la liquidez del fondo.


MIXTOS DINÁMICOS

Impassive Wealth invierte al menos el 50 % de su cartera en ACTIVOS PERMANENTES, que son los activos necesarios para poseer el mundo, es decir, para lograr una exposición global, no solo al mercado de valores sino a otros activos como los REITS, el oro, las mineras y las materias primas.

Otra parte de la cartera del fondo se invierte en los ACTIVOS TEMPORALES, que a diferencia de los permanentes, no se compran para tenerlos siempre en cartera, sino que se van rotando siguiendo una estrategia de momentum. El conjunto de los activos se gestionan con un sistema matemático propio, con el objetivo de reducir la volatilidad del mercado, disminuir sus caídas máximas y obtener una rentabilidad satisfactoria.

Esfera Global Momentum utiliza técnicas de momentum y tendencia para localizar los activos que se prevean ventajosos a corto y medio plazo, en áreas geográficas y sectores con un comportamiento extraordinario.

Mediante la inversión en instrumentos derivados, el fondo puede tener posiciones de valor relativo para obtener rentabilidades, independientemente de los movimientos del mercado, así como posiciones direccionales al mercado.

El fondo puede invertir la totalidad de su patrimonio en renta variable y renta fija, incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, que sean líquidos, sin un objetivo predeterminado, ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, rating, duración, capitalización bursátil, divisa, sector económico o país.

La volatilidad objetivo establecida es inferior al 15 % anual. Más del 35 % del patrimonio del fondo se puede invertir en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

La gestión del fondo se basa en la estrategia momentum. Se trata de una estrategia tendencial que invierte en aquellos activos financieros que están demostrando un claro incremento en su precio, esperando que su fortaleza alcista continúe.

El portfolio se compone principalmente de acciones. Para seleccionar las acciones que se incorporarán a la cartera del fondo, se analizan los principales índices americanos y europeos, y dentro de éstos, los sectores que están teniendo el mejor comportamiento.

El riesgo se reparte teniendo en cuenta la volatilidad de la compañía, para que el riesgo asumido en cada una de las posiciones abiertas esté equilibrado. La volatilidad objetivo del fondo es inferior al 15 % anual y puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de inversión y cobertura. La inversión en este tipo de activos se realiza principalmente utilizando estrategias automáticas de trading.

Esfera II Gesfund Aqua FI es un fondo mixto flexible, gestionado mediante una metodología genuina que pretende batir al mercado de renta variable estadounidense de manera continuada en el tiempo y con una volatilidad inferior. El gestor del fondo, Joaquín Blanco, aplica con éxito la misma filosofía de inversión desde el 2011 y es un partícipe destacado del fondo, de manera que sus intereses están perfectamente alineados con los del resto de partícipes.

La filosofía de inversión del fondo consiste en invertir a largo plazo en las mejores compañías del mercado americano: aquellas que poseen un modelo de negocio consolidado, unos fundamentales sólidos, alta liquidez bursátil y volatilidades intermedias. Uno de los objetivos del fondo es sacar rentabilidades medias anuales de doble dígito con una volatilidad histórica inferior al 15 %.

Fórmula Kau Gestión Dinámica es un fondo de fondos global, cuyo objetivo es preservar el capital y maximizar su rentabilidad a medio plazo, con un objetivo de volatilidad máxima inferior al 15 % anual. El fondo invierte, al menos, la mitad de su patrimonio en otras instituciones financieras de inversión colectiva, pudiendo tener la totalidad en renta variable. La selección de los activos que forman parte de la cartera del fondo se gestiona de forma dinámica y flexible.

El fondo únicamente invierte de forma directa en los derivados que cotizan en los mercados organizados, pero indirectamente puede utilizar instrumentos que cotizan en mercados no organizados con la finalidad de cobertura.

Esfera III España Opción Activa realiza una gestión activa sobre los mercados de renta variable española, con el objetivo de mejorar la rentabilidad del Ibex 35 con dividendos (Ibex 35 total return) y reducir su volatilidad.

A través de instrumentos financieros de réplica del valor del índice, como fondos indexados (E.T.F) o futuros financieros, al menos el 15% del patrimonio tendrá una exposición directa al Ibex 35, mientras que el resto del patrimonio sufrirá procesos de inversión o desinversión, en función de la situación del índice respecto a su canal de desviación típica a un año, así como al de medio y largo plazo.

El fondo realizará operaciones de venta de opciones call del Ibex 35 sobre el valor nominal de la parte expuesta al Ibex 35 (call cubierta) y venta de opciones Put en relación directa al capital no invertido (Put cubierta por liquidez).

El uso de estos derivados no provocará apalancamiento de algún tipo y siempre estarán respaldados por el patrimonio del fondo. La estrategia es similar a la reflejada en los índices Ibex 35 Buywrite e Ibex 35 Putwrite, con el apoyo del valor del Ibex 35 Skew que indica el riesgo de mercado implícito.

En ocasiones se realizarán operaciones sobre las acciones incluidas en el índice, al objeto de sobre ponderar o infra ponderar su incidencia en el valor del índice.

El fondo invierte entre un 0%-100% del patrimonio en IIC financieras, que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la Gestora.

El fondo puede invertir entre el 0%-100% de la exposición total en renta variable y/o renta fija (incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, que sean líquidos), sin que exista predeterminación en cuanto a porcentajes de inversión en cada uno de ellos.

No existe objetivo predeterminado ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, ni por rating, ni duración, ni por capitalización bursátil, ni por divisa, ni por sector económico, ni por países (incluidos emergentes), aunque en renta variable se invertirá mayoritariamente en emisores y mercados de EEUU.

No obstante, respecto a la inversión directa en renta fija, se invierte en emisiones con al menos calidad crediticia media (mínimo BBB-) o, si es inferior, el rating del Reino de España en cada momento.

Para emisiones no calificadas, se atiende al rating del emisor.

En caso de bajadas sobrevenidas de rating los activos podrán mantenerse en cartera.

El fondo puede tener hasta un 100% de la exposición total en renta fija de baja calificación crediticia a través de la inversión en otras IIC (inferior a BBB-).

La exposición máxima al riesgo de mercado por derivados es el patrimonio neto.

El fondo puede invertir más del 35% en valores de un Estado de la UE, una Comunidad Autónoma, una Entidad Local, los Organismos Internacionales de los que España sea miembro y Estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión.

El fondo puede invertir hasta un máximo conjunto del 10% en activos que podrían introducir un mayor riesgo que el resto de las inversiones, entre otros, por su liquidez, tipo de emisor o grado de protección al inversor.

El fondo realiza una gestión activa, lo que puede incrementar sus gastos.

Esta participación es de acumulación, es decir, los rendimientos obtenidos son reinvertidos.

Ejecutivos Globalfond FI invierte hasta el 100 % de su patrimonio en IIC financieras, con un máximo del 30 % en IIC no armonizadas, que sean activo apto, pertenecientes o no al grupo de la gestora.

El fondo puede invertir la totalidad del patrimonio en renta variable y renta fija, incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, líquidos, sin que exista predeterminación en cuanto a porcentajes de inversión.

No existe objetivo predeterminado, ni límites máximos respecto a la distribución por tipo de emisor, duración, capitalización bursátil, divisa, sector económico, países, incluidos los emergentes.

Respecto a la inversión directa en renta fija, se invierte en emisiones con, al menos, calidad crediticia media o, si fuera inferior, el rating de España en cada momento.

En el caso de la inversión indirecta, no existe predeterminación en cuanto al rating.

En caso de bajadas de rating, los activos pueden mantenerse en cartera.

La exposición al riesgo divisa puede llegar al 100 %.

La exposición máxima al riesgo de mercado por la inversión en derivados es el patrimonio neto del fondo.

De forma directa, solo se utilizan los derivados negociados en mercados organizados, aunque indirectamente se pueden utilizar los que se negocian en mercados no organizados, en ambos casos con la finalidad de cobertura y de inversión.

El fondo puede invertir más del 35 % en valores de un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

La gestión toma como referencia la rentabilidad del índice MSCI World EUR.

Esfera I Quant USA es un fondo cuantitativo, orientado al medio y largo plazo. Se invierte en acciones cotizadas de Estados Unidos, siguiendo unas reglas predefinidas con anterioridad, fruto del análisis del mercado mediante métodos matemáticos y estadísticos.

De esta forma las operaciones están basadas en criterios objetivos y se evitan los sesgos psicológicos. Gracias a una correcta selección de los valores, se puede mantener una exposición media en el mercado, consiguiendo la participación en las subidas y la protección en las caídas.

El fondo combina estrategias tendenciales y de reversión a la media no correlacionadas, obteniendo rentabilidades tanto en mercados alcistas como bajistas. Estas estrategias no predicen qué hará el mercado, sino que reaccionan frente a su comportamiento.

Gracias a la correcta utilización de estas estrategias, se suman los beneficios, se controla el riesgo y se define el porcentaje de exposición al mercado en cada momento. Se cubre la divisa para que no afecte a la rentabilidad. La volatilidad objetivo del fondo es inferior al 15 % anual.

El objetivo de Esfera Robotics FI es rentabilizar las oportunidades que generará la industria 4.0 en los próximos años.

La cartera del fondo está diversificada en un amplio número de sectores productivos, entre los que destaca la robótica industrial, biotecnología, automoción, agricultura, software e inteligencia artificial y componentes electrónicos.

El peso de cada sector en la cartera se pondera en función del potencial de crecimiento que se le asigne en cada momento.

El gestor del fondo aúna el conocimiento de los mercados financieros con una amplia experiencia y dominio del sector tecnológico.

Estos dos componentes están presentes en la selección de los valores que conforman la cartera de Esfera Robotics.

Se prima, sobre cualquier otra variable, la aportación que cada compañía hará al desarrollo de la robótica a nivel mundial.

La metodología de inversión que se lleva a cabo en el fondo pretende alcanzar unos valores de volatilidad de la cartera moderados.

Para ello, se considera una diversificación lo más amplia posible por sectores, cubriendo la robótica industrial, biotecnología, agricultura, inteligencia artificial, componentes electrónicos, militar, etc. Dentro de cada sector se buscan compañías mediante un análisis exhaustivo del producto y modelo de negocio.

Se da prioridad a las compañías que manejan una tecnología exclusiva y de difícil acceso para la competencia.

Por último, se analiza el plan de negocio y las variables financieras fundamentales para determinar el precio óptimo de entrada.

El objetivo de Esfera Robotics FI es rentabilizar las oportunidades que generará la industria 4.0 en los próximos años. La cartera del fondo está diversificada en un amplio número de sectores productivos, entre los que destaca la robótica industrial, biotecnología, automoción, agricultura, software e inteligencia artificial y componentes electrónicos.

El peso de cada sector en la cartera se pondera en función del potencial de crecimiento que se le asigne en cada momento. El gestor del fondo aúna el conocimiento de los mercados financieros con una amplia experiencia y dominio del sector tecnológico. Estos dos componentes están presentes en la selección de los valores que conforman la cartera de Esfera Robotics.

Se prima, sobre cualquier otra variable, la aportación que cada compañía hará al desarrollo de la robótica a nivel mundial. La metodología de inversión que se lleva a cabo en el fondo pretende alcanzar unos valores de volatilidad de la cartera moderados. Para ello, se considera una diversificación lo más amplia posible por sectores, cubriendo la robótica industrial, biotecnología, agricultura, inteligencia artificial, componentes electrónicos, militar, etc.

Dentro de cada sector se buscan compañías mediante un análisis exhaustivo del producto y modelo de negocio. Se da prioridad a las compañías que manejan una tecnología exclusiva y de difícil acceso para la competencia. Por último, se analiza el plan de negocio y las variables financieras fundamentales para determinar el precio óptimo de entrada.

 

El objetivo del Esfera Yosemite Absolute Return FI es preservar el capital, rentabilizarlo en un entorno de tipos de interés bajos y encontrar nuevas oportunidades de inversión.

Para lograrlo utiliza técnicas de gestión alternativa: long/short, managed futures y global macro. Se presta especial atención a las operaciones especiales, las probabilidades a favor, el trading diario y los futuros al alza y a la baja.

El fondo está orientado a las inversiones a corto plazo. En la toma de posiciones se asemeja a un fondo de cobertura, con una gestión discrecional y mucha liquidez en cartera.

Se puede pasar de posiciones alcistas a bajistas con facilidad. El tipo de operaciones especiales que el gestor busca son las que cuentan con probabilidades de éxito superiores al 70 % – 80 %, con descuento sobre los precios de mercado, arbitrando en los casos en los que sea posible.

El gestor es activo en OPAS cuando considera posibles mejoras de precio.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión.

 

River Patrimonio es un fondo de inversión todo en uno de perfil equilibrado, diseñado para sobrevivir a todo tipo de escenarios económicos y entornos de mercado.

River utiliza un modelo de gestión sistemático simple pero sofisticado, que diversifica a través de activos globales (renta variable, renta fija, mercado inmobiliario y oro), estrategias de gestión (buy & hold y momentum/trend) y técnicas de ajuste de posiciones.

Todo esto con el objetivo de ofrecer al inversor una solución de inversión equilibrada más sólida que la típica combinación de renta variable y renta fija. Un fondo todo terreno con el objetivo de participar y proteger.

 

MM Global FI es un fondo de carácter global, que invierte tanto en renta fija como en renta variable, dependiendo de las circunstancias del mercado.

Las compañías en las que invierte son negocios sencillos, fáciles de entender, con productos o servicios consolidados en el mercado, beneficios recurrentes y directivos honestos y alineados con los objetivos de la empresa y los accionistas a largo plazo.

El fondo no tiene un índice de referencia, ya que se gestiona de manera activa y flexible. La exposición a riesgo divisa será de puede alcanzar el 100 % de la exposición total.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión.

MIXTOS ACTIVOS

El fondo se centra principalmente en la renta variable española con una cartera concentrada en valores que estén infravalorados por el mercado.

La intención es que estos valores puedan concentrar entre un 40 % y un 50 % de la cartera de manera estable a medio y largo plazo. Para el restante 50 % – 60 % se buscan oportunidades de corto y medio plazo, pudiendo producirse una alta rotación, aprovechando la volatilidad en determinados momentos del mercado.

Dentro de las posiciones no estables se podría llegar en un momento determinado hasta un máximo del 30 % en valores fuera de España, principalmente en el mercado americano, siempre con carácter de corto a medio plazo.

Se utilizan también ETF y futuros sobre índices y sectores en momentos puntuales de corto plazo, aprovechando la volatilidad y siempre en momentos de liquidez importante.

Se pueden producir momentos en los que la liquidez pueda rondar el 50 % a la espera de oportunidades. La gestión es dinámica, pudiendo ser muy dinámica o tranquila en momentos determinados, todo ello según la situación de los mercados.

La gestión está totalmente descorrelacionada de los índices. Y ante todo, se recomienda “PATIENTIA”.

El fondo Esfera II Azagala invierte en empresas singulares a través de la búsqueda de activos infravalorados (acciones, bonos, deuda convertible, opciones), con el objetivo de generar rentabilidad de forma estable en el tiempo.

Esa infravaloración se produce porque el negocio se vea afectado por razones temporales, no estructurales o porque el mercado no valora correctamente los fundamentales de la empresa y su evolución a futuro (situaciones especiales).

Estas discrepancias en renta variable y renta fija se ponen de manifiesto en empresas pequeñas, muy poco seguidas por su tamaño o no invertibles para el resto de grandes fondos, por su ausencia de rating en sus instrumentos de deuda.

El asesor de Esfera II Azagala cuenta con mas de 20 años de experiencia en mercados financieros y tiene su patrimonio invertido en el fondo junto al resto de partícipes.

El objetivo del fondo es buscar rentabilidades próximas a los dos dígitos, priorizando el equilibrio entre rentabilidad y tranquilidad, independientemente de las circunstancias del mercado.

Al tratarse de un fondo mixto global, puede invertir en todo tipo de productos, sectores y áreas geográficas. La volatilidad está limitada al 20 %, si bien internamente el objetivo es que esté entorno al 10 %.

En la toma de decisiones se utilizan herramientas multifactor, combinando para ello el análisis macro con el análisis técnico, el análisis fundamental y otros, como el entorno geopolítico y la psicología del mercado, ponderando su importancia relativa en cada momento según corresponda.

La cartera se compone a su vez de tres sub-carteras: una cartera de fondos, una cartera de acciones y una cartera de índices, optimizando así la diversificación y la escalabilidad hacia arriba y hacia abajo.

La asesora del fondo, Alicia Rueda Guerrero, es una partícipe destacada del fondo, de manera que sus intereses están perfectamente alineados con los del resto de partícipes.

La filosofía de inversión de Esfera I Noax global se centra en la investigación rigurosa, el poder de los datos y el conocimiento académico más innovador llevado a la práctica. Todos estos ingredientes se potencian con tecnología y métodos cuantitativos, que permiten transformar las evidencias empíricas en estrategias sólidas de inversión a largo plazo.

Los sistemas de inversión empleados combinan la inversión en factores («factor investing«) con técnicas de aprendizaje automático («machine learning«). Estos sistemas proporcionan recomendaciones al gestor quien, a diferencia de otros fondos puramente cuantitativos, siempre tomará la decisión final en función de la situación del mercado.

Aunque creemos firmemente en la gestión cuantitativa, somos conscientes de que los mercados evolucionan y se adaptan, y por tanto, los modelos pueden «romperse», coyuntural o permanentemente, y corresponde también al gestor supervisar y validar los modelos de forma permanente y rigurosa.

Nunca paramos de investigar y analizar nuevas estrategias que mejoren el rendimiento del fondo.

El fondo puede invertir la totalidad de su patrimonio en renta variable y renta fija, en emisores y mercados de la zona Euro, Estados Unidos, Japón, Suiza, Gran Bretaña y demás países de la OCDE. Adicionalmente, puede tener hasta un 20 % de la exposición total en emisores y mercados de países emergentes.

La inversión en renta variable se hace en compañías de cualquier capitalización bursátil con perspectivas de revalorización a medio y largo plazo. El fondo puede tener hasta el 10 % de su patrimonio invertido en instituciones financieras de inversión colectiva que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión.

El objetivo de Fórmula Kau Grandes Gestores es maximizar la rentabilidad – riesgo, con una volatilidad máxima inferior al 25 % anual.

El fondo puede invertir la totalidad de su patrimonio en renta variable y renta fija, sin predeterminación por tipo de emisor, divisa, país, mercado, sector, capitalización o rating del emisor. Además, puede invertir más del 35 % de su patrimonio en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España. Al menos el 50 % de la exposición total se realiza en fondos de autor.

El fondo solo invierte de forma directa en los derivados que cotizan en los mercados organizados, pero indirectamente puede utilizar instrumentos que cotizan en mercados no organizados con la finalidad de cobertura.

La finalidad de Esfera III Global Gradient es lograr el mejor rendimiento posible según el entorno de mercado, controlando el riesgo asumido y limitando la posibilidad de pérdidas. Un elemento clave es la estimación del entorno macroeconómico y financiero global para identificar oportunidades en diferentes países, sectores y activos, buscando una exposición global que permita diversificar la inversión.

El fondo tiene un enfoque específico dentro de la inversión cuantitativa, que se basa en la construcción de algoritmos que configuren reglas de inversión cuantificables. En concreto, la metodología del fondo se basa en modelos matemáticos de Machine Learning (Aprendizaje Automático) que son capaces de analizar grandes cantidades de datos y de capturar patrones complejos de comportamientos en los activos financieros.

La filosofía del fondo es fusionar estos métodos avanzados con el enfoque macroeconómico y fundamental, para identificar en cada momento los activos que más probabilidad tienen de mostrar un mejor desempeño. Para ello, además de la información macroeconómica, también se utilizan datos sobre el estado financiero y de negocio de las empresas.

El fondo logra una alta diversificación real aplicando otra clase de algoritmos que distribuyen el riesgo de manera equitativa entre las distintas posiciones y que controlan el nivel total de exposición al mercado en cada momento. Por otro lado, la exposición se implementa a través de fondos cotizados y de acciones, sin entrar nunca a productos derivados o complejos.

ALTERNATIVOS

El proceso de inversión del fondo se focaliza en la búsqueda de compañías infravaloradas a través del análisis y la modelización de empresas.

Se buscan negocios a un precio más bajo que su valor intrínseco. Esta filosofía de inversión está muy extendida en España. El punto diferencial de Icaria Capital Dinámico FI con respecto a otros fondos es la utilización de opciones para ello, tanto para generar rentabilidad como para gestionar los riesgos.

Esta combinación de valoración de empresas y opciones financieras permite comprar participaciones de compañías con un mayor margen de seguridad, premiando la paciencia a la hora de gestionar. Otro aspecto diferenciador es la gestión del riesgo.

A través de las herramientas que otorgan los derivados, se busca reducir el drawdown – caídas desde el punto más alto al más bajo – en momentos de estrés para hacer de esta forma más sencillo y llevadero el camino de los partícipes. La búsqueda se dirige hacia las compañías que cuentan con un historial de generación de caja elevado, altos retornos sobre las inversiones y ventajas competitivas sostenibles en el tiempo.

Se huye de la deuda para limitar los imprevistos que surjan por el camino y se valora de forma positiva el hecho de que sea una compañía familiar con “skin in the game”.

Esta búsqueda ha llevado a conformar un amplio abanico de compañías que en algún momento y, dadas las ineficiencias que se producen en los mercados de valores, aportarán momentos de inversión oportunos que permitan obtener precios más bajos, incrementando de esta forma el margen de seguridad.

Esfera Sersan Algorithmic FI es un vehículo de inversión que acerca la mejor gestión algorítmica a inversores que quieran incorporar a su cartera una estrategia que les ayude a preservar su capital, especialmente en momentos en los que el resto de inversiones sufren momentos de estrés. La cultura de invertir es necesaria para poder construir una seguridad financiera que mantenga el poder adquisitivo y, además, permita a la sociedad crear más riqueza con nuevos proyectos. Este producto viene a complementar estas inversiones para hacer el ahorro más rentable y sostenible en el largo plazo.

La inversión o gestión algorítmica utiliza el método científico y toda la tecnología disponible para crear programas informáticos que invierten en los mercados financieros de forma totalmente automática, aunque siempre bajo supervisión. El trading algorítmico crea modelos de inversión siguiendo un riguroso proceso, analizando datos, encontrando pautas, ineficiencias o ventajas en los mercados, que le permitan obtener retornos positivos a largo plazo, asumiendo el menor riesgo posible.

El estilo de gestión del fondo se caracteriza por aprovechar las ventajas generadas por diferentes tipos de estrategias algorítmicas que permiten obtener rentabilidad en mercados de todo tipo. Los tipos de estrategias principales que se utilizan son: tendenciales, anti-tendenciales y market-neutral.

Las estrategias tendenciales aprovechan los movimientos extendidos del mercado, dejando correr los beneficios y cortando rápidamente las pérdidas. Las estrategias anti-tendenciales se benefician de las vueltas de los mercados desde valores anormalmente sobre-extendidos a valores más normales. Por último, las estrategias market-neutral se benefician de los mercados laterales, es decir, los mercados sin marcada tendencia.

El objetivo de Esfera Gestión Retorno Absoluto FI es obtener una rentabilidad absoluta positiva. Para ello el fondo tiene la posibilidad de invertir prácticamente en cualquier mercado y activo financiero, logrando así una verdadera diversificación y oportunidades.

Las técnicas de gestión que utiliza son managed futures, stock picking y market neutral. El fondo no tiene un objetivo predeterminado, ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, rating, duración, capitalización bursátil, divisa, sector económico, países, incluidos emergentes, aunque la renta variable se invertirá mayoritariamente en emisores y mercados americanos y europeos.

El fondo puede tener hasta un 100 % de la exposición total en renta fija de baja calidad crediticia y puede invertir la totalidad de su patrimonio en instituciones financieras de inversión colectiva que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora. Además, puede invertir más del 35 % de su patrimonio en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión.

La característica fundamental de Esfera Chartismo Global Multidireccional FI es el uso del análisis de los gráficos en la toma de decisiones de inversión, por lo que trata de invertir solamente en valores alcistas y evitar las grandes caídas de los valores bajistas.

El fondo puede invertir en cualquier parte del mundo, así como en materias primas, para buscar las tendencias alcistas más sanas en un universo de inversión muy amplio. También puede detectar tendencias bajistas y apostar por ellas, obteniendo rentabilidad positiva también en este tipo de circunstancias.

La volatilidad objetivo del fondo es inferior al 20 % anual. El VaR a 12 meses es del 32 %, lo que supone una pérdida máxima estimada de un 32 % en el plazo de un año, con un 95 % de confianza. La exposición al riesgo de mercado por uso de instrumentos financieros derivados se calcula mediante la metodología de VaR absoluto. La máxima pérdida semanal es del 7 % con un nivel de confianza de 99 %. El grado de apalancamiento puede oscilar entre el 0 % y el 500 %, aunque normalmente se sitúa en el 200 %.

La operativa con derivados negociados en mercados organizados se realiza con la finalidad de cobertura y de inversión.

El fondo puede invertir hasta un máximo del 40 % del patrimonio en renta variable, sin limitaciones geográficas, aunque predominando los mercados europeos, tanto la zona euro como la zona no euro, y el mercado americano.

La selección de valores se hace mediante un análisis Top Down, prestando mucha atención a la situación macro global y a los factores que la condicionan – divisas, tipos de interés, inflación, etc. – para ir bajando en la selección directa de valores a través de un análisis fundamental de los mismos. El peso de la renta variable en la cartera es totalmente flexible y puede alcanzar un máximo del 40 %.

El fondo puede tomar posiciones netas cortas si la situación económica lo aconseja. En la parte de la renta fija, la filosofía de inversión es similar y se invierte en diferentes zonas geográficas, plazos y ratings, en función de la situación de los mercados y la economía global.

Principalmente se invertirá en deuda corporativa, aunque de forma excepcional se puede invertir en deuda soberana. La duración media de la cartera está entre los tres y los cinco años, aunque puede variar en función de las circunstancias.

Por otra parte, el fondo mantendrá cubierto el riesgo divisa, aunque si las circunstancias lo aconsejan, se puede tener exposición a alguna de las divisas de los activos en los que se está invertido.

El fondo puede usar derivados con el objetivo de cubrir la cartera, no con el objetivo de apalancarla.

El fondo puede invertir entre el 0 % y el 100 % de la exposición total en renta variable y/o renta fija, incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, que sean líquidos, sin que exista predeterminación en cuanto a porcentajes de inversión en cada uno de ellos. No existe objetivo predeterminado ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, ni por rating, ni duración, ni por capitalización bursátil, ni por divisa, ni por sector económico, ni por países, incluidos emergentes).

El fondo puede tener hasta un 100 % de la exposición total en renta fija de baja calidad crediticia. La volatilidad objetivo establecida es inferior al 32 % anual. El VaR fijado es de 50 % a 12 meses, lo que supone una pérdida máxima estimada de un 50 % en el plazo de un año, con un 95 % de confianza. La exposición a riesgo de mercado por uso de instrumentos financieros derivados se calcula por la metodología de VaR absoluto. El límite de pérdida máxima es del 10 % semanal con un nivel de confianza de 99 %. El grado de apalancamiento puede oscilar entre el 0 % y el 500 %, aunque normalmente se sitúa en el 400 %.

El fondo puede invertir entre 0 % y 100 % del patrimonio en IIC financieras que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la Gestora. Las inversiones se realizan principalmente utilizando algoritmos matemáticos aplicados a instrumentos financieros derivados.

El fondo puede invertir más del 35 % del patrimonio en valores emitidos o avalados por un Estado de la UE, una Comunidad Autónoma, una Entidad Local, los Organismos Internacionales de los que España sea miembro y Estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión.

El fondo puede invertir hasta un máximo conjunto del 10% en activos que podrían introducir mayor riesgo que el resto de las inversiones, entre otros, por su de liquidez, tipo de emisor o grado de protección al inversor.

El fondo invierte en opciones de acciones e índices con una exposición mínima del 50 %. El resto de la cartera se puede invertir en acciones u obligaciones. El principal objetivo es ofrecer una rentabilidad más alta que los índices MSCI World y Eurostoxx50. El objetivo secundario es tener menos volatilidad. El horizonte de inversión es de cinco años.

La gestión es activa y busca anticiparse al valor del mercado. El fondo puede aumentar los riesgos en un mercado bajista y disminuirlos en un mercado alcista. Las ventajas de la estrategia son la reducción de la correlación con los índices y el incremento de las probabilidades para aumentar el valor liquidativo en un mercado estable o con una caída pequeña.

El fondo puede diversificar su cartera sin perder el crecimiento del mercado. Más específicamente, la estrategia consiste en vender puts de acciones europeas para conservar las primas recibidas y, en caso de bajadas, comprar acciones más baratas que el precio actual.

El fondo vende calls cubiertos para recibir primas con las acciones en la cartera y para aumentar la rentabilidad de ésta. Las empresas objetivo de la cartera son las que tienen una capitalización de más de cinco mil millones de euros, obtienen beneficios y están infravaloradas.

El objetivo del fondo es rentabilizar la inversión a medio-largo plazo, con una exposición a las clases de activos y un nivel de riesgo acordes al ciclo del mercado.

En los picos del ciclo se busca la rentabilidad con inversiones puntuales o renta fija; en los valles del ciclo el objetivo es capturar la rentabilidad potencial de la renta variable, aumentando la exposición y el riesgo.

La gestión es flexible y activa. No sigue ningún índice o referencia específica porque un índice siempre está «invertido» al 100 % y se ve arrastrado en las bajadas, un riesgo a evitar. El proceso de selección de las inversiones utiliza un conjunto de técnicas de análisis fundamental y técnico. Los parámetros de valoración se utilizan para determinar el posicionamiento en el ciclo y para modular el nivel de riesgo general.

Se monitoriza un elevado número de activos financieros para seleccionar aquellos infravalorados, pero con sólidos fundamentales, que pueden revertir hacia valoraciones en línea con las medias o proporcionar una sólida corriente de dividendos o intereses. Se usa el análisis técnico, el “sentimiento del mercado” y la gestión del tamaño de las posiciones para optimizar el proceso de inversión.

Este fondo de retorno absoluto busca obtener rentabilidades positivas en cualquier entorno de mercado, con un objetivo de volatilidad inferior al 15 % anual. Para lograrlo utiliza técnicas de gestión alternativa Long/Short, Managed futures y Global Macro.

Esfera Yosemite Hedge Fund FIL tiene exactamente la misma filosofía de inversión que Esfera Yosemite Absolute Return FI, y consiste en buscar operaciones especiales que cuentan con probabilidades de éxito superiores al 70 – 80 %, con descuento sobre los precios de mercado, arbitrando en los casos en los que sea posible.

El gestor es activo en OPAs cuando considera posibles mejoras de precio. El hecho de hacerlo en formato fondo de inversión libre (FIL) permite que el coeficiente de concentración en un valor pueda ser de hasta el 33 % frente al 10 % que, como máximo, tienen los fondos de inversión. De esta forma se busca ofrecer una mayor rentabilidad a los partícipes. El riesgo se controla estando en liquidez. La inversión mínima en este fondo es de 100.000 euros.

Invierte 0-100% del patrimonio en IIC financieras(activo apto), principalmente ETF, armonizadas o no(máximo 30% IIC no armonizadas), del grupo o no de la Gestora. Invierte, directa o indirectamente,50-100% de la exposición total en derivados sobre volatilidad de renta variable(principalmente futuros sobre VIX, ligados a la volatilidad implícita del índice S&P500), y el resto en renta variable o renta fija publica/privada(incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario cotizados o no, líquidos). Exposición a riesgo divisa: 0-100%

Esfera Seasonal Quant Multistrategy FI invierte principalmente en los mercados de derivados de materias primas, mediante una estrategia de trading basada en el análisis cuantitativo y estadístico, el análisis fundamental de los subyacentes que se operan y el estudio de las estacionalidades inherentes a cada materia prima. Las estacionalidades son operadas en los mercados de derivados de materias primas mediante spreads con futuros.

La gestión se hace invirtiendo simultáneamente en un mismo activo o en activos altamente correlacionados, pero con diferente vencimiento, para operar la diferencia – spread – entre ambos. De esta forma, al no ser direccionales, se pretenden conseguir resultados positivos desde un punto óptimo de riesgo – rentabilidad, en cualquier entorno de mercado.

El objetivo es la obtención de resultados ajustados al riesgo, con una baja correlación con los mercados financieros tradicionales, como pueden ser el S&P 500, el Dax 30 y otros índices tanto de renta variable como de renta fija.

El fondo aporta diversificación a las carteras de inversión tradicionales, en las que la renta variable, la renta fija y las inversiones inmobiliarias suelen tener un gran peso.

El gestor y el asesor invierten su propio patrimonio en el fondo, garantizando así una correcta alineación de intereses y compartiendo los riesgos y beneficios de sus decisiones de inversión con sus coinversores. 

Esfera Seasonal Quant Multistrategy FI invierte principalmente en los mercados de derivados de materias primas, mediante una estrategia de trading basada en el análisis cuantitativo y estadístico, el análisis fundamental de los subyacentes que se operan y el estudio de las estacionalidades inherentes a cada materia prima.

Las estacionalidades son operadas en los mercados de derivados de materias primas mediante spreads con futuros.

La gestión se hace invirtiendo simultáneamente en un mismo activo o en activos altamente correlacionados, pero con diferente vencimiento, para operar la diferencia – spread – entre ambos. De esta forma, al no ser direccionales, se pretenden conseguir resultados positivos desde un punto óptimo de riesgo – rentabilidad, en cualquier entorno de mercado.

El objetivo es la obtención de resultados ajustados al riesgo, con una baja correlación con los mercados financieros tradicionales, como pueden ser el S&P 500, el Dax 30 y otros índices tanto de renta variable como de renta fija.

El fondo aporta diversificación a las carteras de inversión tradicionales, en las que la renta variable, la renta fija y las inversiones inmobiliarias suelen tener un gran peso.

El gestor y el asesor invierten su propio patrimonio en el fondo, garantizando así una correcta alineación de intereses y compartiendo los riesgos y beneficios de sus decisiones de inversión con sus coinversores.

 

RENTA VARIABLE

Esfera I Fundamental Approach Spain centra su estrategia de inversión en la búsqueda de compañías españolas con modelos de negocio sólidos, gestionadas por un buen equipo y con perspectiva de crecimiento a largo plazo, cuya rentabilidad no dependa del desarrollo de la economía global, pudiendo invertir hasta el 25% en valores de la zona Euro.

El objetivo del fondo es comprar acciones cuyo valor intrínseco supere al precio, para venderlas cuándo tengan un precio superior a su valor. El precio de una acción depende de los beneficios, de las expectativas de crecimiento de los mismos, de los tipos de interés y de la psicología de los inversores. Se trata de aprovechar las imperfecciones a corto plazo para invertir a largo plazo.

En el corto plazo las cotizaciones pueden evolucionar imprevisiblemente, pero en el largo plazo los mercados tienden a reconocer a través de las cotizaciones el valor económico real de las empresas; es aquí cuando precio y valor tienden a igualarse.

El objetivo es batir al mercado de referencia – IBEX 35 con dividendos – de forma sistemática y generar el máximo Alpha, de forma que se pueda maximizar la rentabilidad relativa del portfolio de inversiones. 

El objetivo del fondo es obtener una rentabilidad satisfactoria y sostenida en el tiempo de forma sistemática, aplicando una filosofía de inversión en valor, seleccionando activos infravalorados por el mercado con alto potencial de revalorización a largo plazo. Aparte de una valoración atractiva, las compañías deben cumplir una extensa lista de requisitos.

Entre los más básicos destacan: retornos sobre el capital invertido elevados; ventas con un crecimiento anual compuesto alto, sostenido y predecible; balance sólido, sin deuda, o con capacidad para afrontarla sin problemas, a corto y largo plazo; los directivos de la compañía deben tener una gran parte de las acciones, para que sus intereses estén alineados con los inversores; sin historial de fraude contable o de otro tipo, tanto la empresa como sus directivos; precio inferior a su valor intrínseco y a múltiplos adecuados de EV/FCF o EV/EBITDA. No obstante, y especialmente por el sector en el que invierte el fondo, el tecnológico, es frecuente que las compañías de gran calidad no coticen por debajo de su valor intrínseco.

En estos casos, y cuando el crecimiento va a seguir siendo importante, se hace una pequeña “cesta” de empresas con filosofía growth investing, que no da tanta importancia a que la empresa esté infravalorada y da más peso a su calidad y crecimiento, aunque haya que pagar un precio mayor por ella.

El objetivo de Esfera I Value FI es cuidar de los ahorros de sus partícipes, intentando generar una rentabilidad satisfactoria a largo plazo. Se sigue una filosofía de inversión en valor, seleccionando activos de calidad con un elevado potencial de revalorización. La cartera está concentrada únicamente en las posiciones de mayor convicción. Se invierte en negocios de cualquier tamaño y geografía, siempre con amplio margen de seguridad. Gran parte del patrimonio personal y familiar de los gestores está invertido en el fondo, por lo que la alineación de intereses con el resto de los partícipes es plena. La gestión toma como referencia la rentabilidad del índice MSCI World Gross Total Return Index, a efectos meramente comparativos.

El fondo puede tener hasta un 100 % de la exposición total en renta fija de baja calidad crediticia y puede invertir la totalidad de su patrimonio en instituciones financieras de inversión colectiva que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora. Además, puede invertir más del 35 % de su patrimonio en valores emitidos o avalados por un estado de la Unión Europea, una comunidad autónoma, una entidad local, los organismos internacionales de los que España sea miembro y estados con solvencia no inferior a la de España.

El fondo puede operar con derivados negociados en mercados organizados con la finalidad de cobertura y de inversión.

HAMCO Global Value Fund FI es un fondo de inversión que sigue una filosofía value, seleccionando empresas globales infravaloradas por el mercado con potencial de revalorización.

Se toman decisiones de inversión en base a la información financiera de los últimos 10 – 20 años, utilizando diversos criterios de análisis cuantitativos y cualitativos. Se prioriza siempre el crecimiento del capital a largo plazo.

Adicionalmente, el fondo cuenta con una estrategia de cobertura oportunista de protección del riesgo de mercado cuando los mismos estén caros o se espere una crisis financiera. La cartera del fondo toma como referencia – sólo con fines comparativos – el MSCI Daily Net TR World Ex US (Euros) Index.

El objetivo es tener una volatilidad inferior al 25 %. El fondo no está recomendado para inversores cuyo horizonte temporal sea inferior a cinco años. Con el objetivo de ayudar al pequeño inversor, el fondo cuenta con la Clase R1 que no cobra comisión de gestión y que sólo aplica la comisión sobre éxito. Esto implica comisiones corrientes muy bajas y competitivas.

Se puede adquirir un máximo de 50 participaciones de esta clase por inversor. Para inversiones mayores, el cliente también puede adquirir cualquiera de las otras clases – R2, F e I – dependiendo de las condiciones de cada uno.

HAMCO Global Value Fund FI es un fondo de inversión que sigue una filosofía value, seleccionando empresas globales infravaloradas por el mercado con potencial de revalorización.

Se toman decisiones de inversión en base a la información financiera de los últimos 10 – 20 años, utilizando diversos criterios de análisis cuantitativos y cualitativos. Se prioriza siempre el crecimiento del capital a largo plazo.

Adicionalmente, el fondo cuenta con una estrategia de cobertura oportunista de protección del riesgo de mercado cuando los mismos estén caros o se espere una crisis financiera. La cartera del fondo toma como referencia – sólo con fines comparativos – el MSCI Daily Net TR World Ex US (Euros) Index.

El objetivo es tener una volatilidad inferior al 25 %. El fondo no está recomendado para inversores cuyo horizonte temporal sea inferior a cinco años. Con el objetivo de ayudar al pequeño inversor, el fondo cuenta con la Clase R1 que no cobra comisión de gestión y que sólo aplica la comisión sobre éxito. Esto implica comisiones corrientes muy bajas y competitivas.

Se puede adquirir un máximo de 50 participaciones de esta clase por inversor. Para inversiones mayores, el cliente también puede adquirir cualquiera de las otras clases – R2, F e I – dependiendo de las condiciones de cada uno.

HAMCO Global Value Fund FI es un fondo de inversión que sigue una filosofía value, seleccionando empresas globales infravaloradas por el mercado con potencial de revalorización.

Se toman decisiones de inversión en base a la información financiera de los últimos 10 – 20 años, utilizando diversos criterios de análisis cuantitativos y cualitativos. Se prioriza siempre el crecimiento del capital a largo plazo.

Adicionalmente, el fondo cuenta con una estrategia de cobertura oportunista de protección del riesgo de mercado cuando los mismos estén caros o se espere una crisis financiera. La cartera del fondo toma como referencia – sólo con fines comparativos – el MSCI Daily Net TR World Ex US (Euros) Index.

El objetivo es tener una volatilidad inferior al 25 %. El fondo no está recomendado para inversores cuyo horizonte temporal sea inferior a cinco años. Con el objetivo de ayudar al pequeño inversor, el fondo cuenta con la Clase R1 que no cobra comisión de gestión y que sólo aplica la comisión sobre éxito. Esto implica comisiones corrientes muy bajas y competitivas.

Se puede adquirir un máximo de 50 participaciones de esta clase por inversor. Para inversiones mayores, el cliente también puede adquirir cualquiera de las otras clases – R2, F e I – dependiendo de las condiciones de cada uno.

HAMCO Global Value Fund FI es un fondo de inversión que sigue una filosofía value, seleccionando empresas globales infravaloradas por el mercado con potencial de revalorización.

Se toman decisiones de inversión en base a la información financiera de los últimos 10 – 20 años, utilizando diversos criterios de análisis cuantitativos y cualitativos. Se prioriza siempre el crecimiento del capital a largo plazo.

Adicionalmente, el fondo cuenta con una estrategia de cobertura oportunista de protección del riesgo de mercado cuando los mismos estén caros o se espere una crisis financiera. La cartera del fondo toma como referencia – sólo con fines comparativos – el MSCI Daily Net TR World Ex US (Euros) Index.

El objetivo es tener una volatilidad inferior al 25 %. El fondo no está recomendado para inversores cuyo horizonte temporal sea inferior a cinco años. Con el objetivo de ayudar al pequeño inversor, el fondo cuenta con la Clase R1 que no cobra comisión de gestión y que sólo aplica la comisión sobre éxito. Esto implica comisiones corrientes muy bajas y competitivas.

Se puede adquirir un máximo de 50 participaciones de esta clase por inversor. Para inversiones mayores, el cliente también puede adquirir cualquiera de las otras clases – R2, F e I – dependiendo de las condiciones de cada uno.

El objetivo de Esfera I Nubeo FI es la inversión a largo plazo en renta variable, con posibilidad de invertir globalmente, pero con el foco en los mercados europeos.

La filosofía de inversión del fondo parte de compañías con poca deuda y negocio simple, e invierte con un horizonte temporal de entre uno y diez años. La gestión del fondo combina diferentes tesis de inversión para mantener carteras compensadas, por lo que puede tener posiciones en compañías consolidadas, de alto crecimiento, con activos a bajo precio o donde el alza del precio anticipe mejoras en los resultados.

El vehículo también tiene un toque ASG, de responsabilidad medioambiental, social y de buen gobierno, y evita la inversión en compañías que pertenecen a sectores controvertidos social o ambientalmente.

Encantados de atenderte

Contacta con nosotros por teléfono o, si lo prefieres, envíanos un correo electrónico con tu consulta o sugerencia y te responderemos lo antes posible.